Maneras para descalcificar el agua

El proceso de descalcificación está ampliamente desarrollado: se produce un intercambio de iones a través de unas resinas que capturan los iones de calcio y magnesio existentes en el agua, y desprenden los iones de sodio. Como el sodio es más soluble que el calcio, conseguimos quitar los problemas de higiene, limpieza y salud que causa la dureza del agua.


Una vez que el agua se ha descalcificado, comienza un proceso de regeneración, en el que el agua con iones de calcio es enviada al desagüe mediante una válvula. La resina vuelve a quedar cargada nuevamente de iones de sodio, y por ende podrá iniciar nuevamente el proceso de descalcificación cuando sea necesario. Estas resinas, frecuentemente están contenidas en un recipiente que está en el descalcificador, de manera que no afectan de manera negativa a la calidad del agua. La regeneración se puede generar automáticamente, mediante temporizadores o bien medidores, o bien de manera automática.

Los descalcificadores de agua se clasifican de acuerdo al número de grados de dureza de agua que pueden quitar entre cada regeneración. Los descalcificadores pequeños suprimen entre doce y 16.000 grados de dureza, los medianos entre 20.000 y cuarenta.000, y los grandes más de 40.000. Para conocer el tipo de descalcificador que precisas, debes estimar, además de la dureza del agua, el consumo de agua que realizas, que cambiará en función del número de personas que viven en la casa o trabajan en la oficina, así como del número de baños. Como siempre, en Descalcificador10 te asistiremos a determinar qué tipo de descalcificador es el más recomendable conforme con tus necesidades.

Qué tipo de descalcificador de agua necesito

Cuando nuestro especialista en tratamiento de agua disponga de toda la información sobre el consumo que realizas, va a poder recomendarte qué género de descalcificador se amolda mejor a lo que requieres. En esencia, todos marchan igual a través de el intercambio de iones. Lo que sí marca la diferencia es el sistema de regeneración que realiza el equipo entre descalcificación y descalcificación.

¿Qué factores hay que tener en cuenta en el momento de seleccionar un descalcificador?

Para escoger el descalcificador adecuado para nuestro hogar es necesario pensar en: el lugar donde vivimos, la dureza del agua y el número de personas que radican en él. ¿Por qué razón? Ahora te lo contamos.

Sitio de residencia

No es lo mismo vivir en un piso que en una torre. En tanto que depende del género de vivienda podría afectar a la presión del agua. También hay que tener en consideración otro factor, el diámetro de las tuberías también cambia y eso afecta, evidentemente, al caudal del agua.

Dureza del agua

No es la primera, ni la última vez, donde te recordamos la relevancia de conocer qué nivel de dureza tiene el agua de tu zona. A la hora de elegir descalcificador, este dato es básico puesto que va a suponer aproximadamente cantidad de resina para eliminar la cal del agua.

Número de personas

Una de las ventajas que supone tener un equipo de tratamiento de agua es por el ahorro de agua. Con lo que el número de personas que radican en el hogar es básico en el momento de seleccionar descalcificador puesto que depende de este dato puedes elegir uno o bien otro modelo.

La instalación del descalcificador

Como hemos dicho en el apartado anterior es básico meditar en el tipo de vivienda, la calidad del agua y el número de personas que viven allá pero tampoco hay que olvidarse del tamaño del sistema de descalcificación y en las dimensiones de nuestro hogar.
Cada sistema de descalcificación tiene sus medidas. Y a la hora de escoger uno es esencial saber cuál es el conveniente y donde nos resulta conveniente instalarlo.

¿Tienes dudas? – FAQ

Nuestros productos

Línea industrial

Línea doméstica

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
esperandoCargando…